Última Hora

Para ayudar a personas y en especial a niños con discapacidad, hay muchas recomendaciones. Una es "echarlos al agua", no solo para que disfruten, sino también para que beneficien su cuerpo en una terapia.

Por ejemplo, Breida es una niña de cinco años y cuando su mamá tenía cinco meses de embarazo se le detectó hidrocefalia congénita, una enfermedad que supuestamente le impediría caminar, por lo que le recomendaron la natación.

Como ella, muchos niños con algún tipo de discapacidad, han notado mejoras en su estado físico gracias a las bondades del agua.

Según Laura Sánchez, madre de la pequeña, la natación brinda a los niños con condiciones especiales de salud beneficios tanto físicos como sicológicos.

Lo ideal es que empiecen ese tipo de terapias desde pequeños y que sean constantes con cada una de las sesiones.

Si usted desea obtener mayor información, puede llamar al 2238-1489.

Tags