Última Hora

Salud

Médicos costarricenses advierten sobre uso inadecuado de medicina natural

La utilización de suplementos y medicinas naturales es una práctica común en muchas personas.

Gabriela Badilla Hace 6/4/2014 4:01:00 PM

La utilización de suplementos y medicinas naturales es una práctica común en muchas personas. Aunque algunos lo ven como algo inocente, pocos conocen las implicaciones que su consumo puede tener.

Marino Ramírez, presidente del Colegio de Médicos, asegura que actualmente los hospitales del país reciben cientos de casos por uso inadecuado de suplementos o medicinas naturales.

Ramírez, quien también funge como médico en el Hospital de San Ramón, señala algunos ejemplos en los que el uso inadecuado de ese tipo de medicamentos tiene consecuencias negativas.

“Uno de los mejores ejemplos es la chía, dentro de sus propiedades está que puede prolongar los tiempos de coagulación. Por otra parte, la warfarina es un medicamento que tiene exactamente ese mismo efecto. Entonces si una persona debe tomar warfarina diariamente y además toma chía potencializa el efecto y puede tener efectos negativos en la salud”, explicó Ramírez.

Otro aspecto que el médico destaca es que algunas personas sanas optan por el consumo de suplementos como magnesio y potasio, sin saber si su organismo tiene el suficiente. El exceso de magnesio, por ejemplo, puede causar alteraciones en el ritmo cardíaco.

El especialista señala el uso de suplementos vitamínicos como otro de los riesgos, ya que según él la mayoría no especifican la cantidad exacta de vitaminas que contienen.

“A veces no se sabe la cantidad de vitamina B-12 que tiene y tomar más de la debida puede provocar cefaleas, vómitos y nauseas”, agregó el médico.

Finalmente otro aspecto a tomar en cuenta son los productos para perder peso. De acuerdo con el médico muchos contienen anorexígenos, que quitan el apetito.

En los últimos días el Colegio de Médicos y el de Farmacéuticos manifestaron su preocupación al Ministerio de Salud. Ellos piden que se fiscalice y se regule debidamente la comercialización de esos productos.

Ramírez concluye que antes de consumirlos es mejor consultar a un especialista, principalmente si se encuentra en un grupo de riesgo como adultos mayores o con enfermedades como hipertensión, diabetes o sangrados.