Última Hora

El colombiano Édison González Pérez, absuelto de un triple homicidio ocurrido en Osa el 1 de agosto del 2012, asegura que todo lo perdió tras ser objeto de investigación por parte del OIJ y la Fiscalía de OSA.

Según los rastreos telefónicos que constan en el expediente, entre el 27 de julio y el 1 de agosto del 2012, día del crimen, una de las víctimas, Geovanny Durán Gamboa, se comunicó utilizando tres diferentes números de teléfono, en 70 ocasiones con el colombiano Edilson González, absuelto de la causa.

A la inversa, el colombiano González, se comunicó en 74 ocasiones con Durán Gamboa.

También se reportaron 32 mensajes de texto en ese mismo período, del colombiano González Pérez hacia Durán Gamboa, y un total de 31 a la inversa.

El colombiano tiene una explicación para las sospechosas y constantes llamadas en tan solo seis días.

A las 3:56 de la tarde del día de los crímenes, como vimos este martes, ingresa el carro de los supuestos asesinos a la estación de servicio en Chacarita de Piedras Blancas en Osa.

Dice la acusación:

"El vehículo carga combustible y continúa hacia la zona sur del país. Esto, como se indicó, se afianza al analizar las comunicaciones entre las partes y la activación de radiobases, pues desde horas de la mañana, cuando tienen comunicación, se activan en forma secuencial a lo largo de la Interamericana sur".

El extranjero y los jueces llamaron la atención sobre dos llamadas incluidas en el rastreo telefónico.

La primera a la 1:24 de la tarde, es decir, media hora antes de que se perpetraran los asesinatos.

A esa hora, el celular del colombiano se activó por medio de la radio base de Venecia Sur de Palmar Norte y lo ubicó con lo que se denomina la cara 1 de la radiobase, es decir, sobre la carretera Interamericana.

En ese momento, el celular se activó a casi 81 kilómetros del sitio del crimen, lo cual a criterio de los jueces hace materialmente imposible que estuvieran en el lugar de los asesinatos.

La otra llamada es a las 4:24 de la tarde del día del crimen. Esta se activa a unos 30 kilómetros de la estación de servicio en Chacarita de Piedras Blancas, donde es posible ver a las 3:56 de la tarde, es decir, media hora antes, el carro de los supuestos asesinos.

Según los jueces, para haber hecho esa llamada el colombiano Edilson González, debió manejar a unos 150 kilómetros por hora sobre la Interamericana sur hasta que el celular se activara por la radiobase de Guaycara en Golfito.

A pesar de lo dicho por los jueces, el fiscal general, Jorge Chavarría, asegura que llevarán el caso a apelación.

Telenoticias quiso conocer la versión de los fiscales de Osa pero no fue posible ubicarlos. También visitamos el OIJ de la localidad para conversar con alguno de los investigadores.

Los jueces que absolvieron al colombiano y al panameño y enviaron el caso de la inspección fiscal para que sea investigado por medio de la oficina de prensa indicaron:

“No aceptamos que descalifiquen y desacrediten nuestro trabajo.

Esta situación nos motivó a poner en conocimiento del Ministerio Público el caso reciente de un triple homicidio y es por ello que el Tribunal advierte sobre las investigaciones anteriores.

No compartimos las manifestaciones del órgano acusador pues no son ciertas. Tenemos al menos tres sentencias muy importantes confirmadas por el Tribunal de Apelación de Sentencia, por lo que no se puede concluir que más del 50% por ciento de las sentencias absolutorias se anulan en fase de apelación”.

El Fiscal General anunció que se hará una valoración del expediente y la prueba y posiblemente lleven el caso al Tribunal de Apelación.