Última Hora

Una centena de oficiales de la Fuerza Pública, procedieron al desalojo de más de 300 personas que habían invadido una propiedad privada en Alajuelita.

 Se trata de una finca ubicada en la localidad de San Felipe, donde alrededor de 50 familias construyeron tiendas improvisadas, conocidas como covachas.

Según el vocero del Ministerio de Seguridad, Carlos Hidalgo, muchas de estas personas ya tienen propiedades en otros lugares, pero llegan a sitios como este para apropiarse del terreno.

A la finca de unas 25 hectáreas llegaron personero de instituciones de bien social como el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

Ellos levantarán una lista con las personas que carecen de vivienda, para intentar ayudarle para lograr una solución habitacional.

El plazo de 15 días que por ley se establece para realizar el desalojo luego de la invasión, vencía el próximo jueves.