Última Hora

Internacional

Irán asegura que no impone límites a sus ciudadanos para expresarse

"La Constitución de la República de Irán ha previsto todo en materia de libertades del pueblo y derechos de los ciudadanos", dijo el vicepresidente iraní.

Agencia EFE Hace 6/4/2014 6:05:00 AM

Madrid, 4 jun (EFE).- El vicepresidente de Irán, Masoud Soltani Far, aseguró hoy a Efe que su país no "impone límites a sus ciudadanos para expresarse", en contra de lo que mantienen algunas organizaciones de derechos humanos, y que el presidente, Hasán Rohaní, vela para garantizar "los derechos civiles".

En una entrevista con Efe con motivo de su visita a España para asistir a una reunión de la Organización Mundial del Turismo, Soltani se refirió a las críticas recibidas por Irán desde algunas ONG e instituciones como la Unión Europea, que censuran la falta de respeto a los derechos humanos en la República Islámica.

"La Constitución de la República de Irán ha previsto todo en materia de libertades del pueblo y derechos de los ciudadanos. Es una Constitución que tiene grandes potencialidades para asegurar esas libertades como lo hacen otras democracias del mundo", dijo el vicepresidente iraní.

Además, lo que ha hecho el presidente "Rohaní (que lleva diez meses en el cargo) ha sido simplemente garantizar los derechos que están previstos en esa Constitución y, hoy día, la condiciones están dadas para que se produzca la participación plena del pueblo iraní en los asuntos sociales y políticos".

No obstante, en una "democracia que se ocupa de garantizar los derechos de su pueblo, puede haber grupos limitados que estén en contra", admitió Soltani, "pero creemos que eso es incluso bonito y que estas agrupaciones tengan las condiciones para expresar sus críticas contra el gobierno o el Estado forma parte de la democracia".

Las declaraciones de Masoud se producen pocos días después de que decenas de mujeres iraníes colgaran en una página de Facebook su foto sin velo, en una campaña en la que exigen libertad para elegir su atuendo, una iniciativa que ha motivado críticas y protestas en la calle por parte de los sectores más conservadores del país.

Estos grupos mantienen un pulso con el gobierno del moderado Rohaní precisamente por el uso de las redes sociales que, según aseguran, suponen la occidentalización del país y atentan contra sus valores.

"En nuestra nación no existe ninguna limitación a ningún grupo", para que se exprese. "Hay cientos de grupos políticos, miles de ONG que operan en Irán, cientos de periódicos que representan distintas ideas....y no queremos que exista ningún tipo de limitación a que alguien pida algún tipo de libertad", reiteró.

Masoud también habló del proceso de negociaciones que Teherán sigue con la comunidad internacional sobre su programa nuclear, que se encuentran "en un nivel técnico y jurídico -dijo- muy complicado" que deben resolver especialistas, pero que marcha adecuadamente.

"Buscamos con estas negociaciones garantizar que se respetan los intereses de nuestro país y las exigencias de la comunidad internacional", subrayó.

Las negociaciones "no están estancadas -reiteró-, los trabajos van avanzando bien para garantizar los derechos inalienables de Irán y también ser transparentes respondiendo a las dudas que ha planteado nuestro programa nuclear", que algunos países occidentales consideran tiene intenciones militares.

Irán mantiene conversaciones con el denominado G5+1, compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania, sobre su programa nuclear que, según Soltani, podrían finalizar con éxito en un plazo de seis meses.

Pero, aunque se prolonguen más tiempo, explicó, Teherán "seguirá dispuesto a seguir trabajando" en ellas.

También negó que las sanciones internacionales impuestas al país asiático por su programa nuclear y que ahora se están levantando "hayan estrangulado la economía iraní" o hayan provocado la bancarrota.

El embargo "ha tenido, por supuesto, algún efecto, pero tenemos instrucciones del líder supremo de la revolución de desarrollar una economía de resistencia" para superar estos problemas sin recurrir a otras naciones, indicó.