Última Hora

Por más de 20 días, Andrey Amador recorrió Italia en El Giro, donde se reúne la élite del ciclismo mundial. El trabajo incansable de años de entrenamiento, ahí toma otra dimensión.

El tico trabajó en equipo y fue una de las piezas claves para que el líder de su equipo, Nairo Quintana, ganara la competencia.

Mientras tanto, con el corazón en la mano, sus dos principales fanáticos, sus padres, seguían todas las incidencias de Andrey.

Rodolfo Amador y Raissa Bikkazakova, observan frente al televisor a su hijo; lo sienten muy cerca y esa cercanía le hace bien a él.

Ellos aseguran que Andrey sabe muy bien que en cada competencia también representa a este pequeño país que tanto ama.

Aún a cientos de kilómetros, Andrey logra recibir ese calor del hogar. El camino ha sido largo, años de trabajo sin el apoyo necesario para un atleta de su talla, sin embargo, este es de esos ticos de acero, que disfruta vencer obstáculos.