Última Hora

Algunos niños se sienten bastante identificados con el agua de las piscinas, pero otros quizá por alguna mala experiencia tienen temor de aprender a nadar.

Ganarse su confianza es sumamente importante, y para eso hay estrategias.

El objetivo es que entren a la piscina poco a  poco. Para eso, se les debe respetar el tiempo en el que ellos deseen hacerlo, pero también como padres ser perseverantes.

Según la instructora de natación, Andrea Matamoros, con cada niño es distinto, además es importante que los padres estén junto a ellos en esa nueva experiencia.

El éxito de que su hijo se eche al agua sin miedo depende de su apoyo y paciencia.

Usted puede obtener mayor información llamando al 2238-1489.