Última Hora

Celso Borges se ha ganado un espacio en el corazón de los aficionados suecos que en Italia 90 sufrieron con una gran asistencia de su padre Alexandre Guimaraes para quedar fuera del mundial.

El nombre de Costa Rica se hizo muy popular en Suecia después del Mundial del 90, en aquella oportunidad la desconocida nación centroamericana daba un golpe al tradicional país europeo, lo hacía tras una habilitación de cabeza de “Guima” para Hernán Medford, hoy 14 años después un costarricense es visto como un ídolo en ese país.

Borges ha despertado la admiración de los aficionados del AIK sueco por su fútbol y carisma, mismos que prometieron apoyarlo durante toda la Copa del Mundo.

En el juego ante el Brommapojkarna disputado ante 15.637 espectadores en el Friends Arena, los compañeros del costarricense salieron con una camisa que tenía su nombre, número y la palabra Costa Rica, para mostrar su respaldo a Celso.