Última Hora

Un informe de la Universidad de Costa Rica deja al descubierto una cadena de desaciertos que convierte a la ruta 1856 en una tragicomedia en la que uno no sabe si llorar o reír.