Última Hora

 
Caminando o en bicicleta, la forma no importa. Lo bueno es que ahora estos niños tienen donde estudiar.
Por años, el centro más cercano estaba a más de 10 kilómetros de aquí. La lucha valió la pena y barrio Los Ángeles de los Chiles ya tiene una escuelita, humilde pero cerca.
Aquí saben que tienen mucho trabajo por delante, como conseguir sillas y pupitres en mejores condiciones.
Por eso toda ayuda es bien recibida. Y estos niños seguirán rezando para que su escuelita siempre tenga las puertas abiertas.