Última Hora

La guerra del 48 y la victoria figuerista puso en marcha una estrategia que desarrolló el país, pero que hoy se halla casi en el olvido.

La estrategia económica de Figueres estuvo inspirada en las reformas que el presidente Roosevelt había impulsado en Estados Unidos una década antes y que se basaban en dos pilares fundamentales: créditos a los agricultores con dinero del estado; empleo con dinero público en obra pública, principalmente en caminos y puentes.

Roosevelt y su new deal terminaron, pero quedó la filosofía económica inspirada por el economista Keynes.

Inspirado por esos mismos principios, en los primero meses de la junta de gobierno Figueres decretó tres avances formidables en la Costa Rica de entonces: primera, nacionalizó la banca. Segundo: nacionalizó la producción eléctrica y fundó el instituto costarricense de electricidad. Tercero: abolió el ejército y liberó al país del peligro militarista, pero además de un gasto que ahora podría dedicarse a salud y educación.

Veamos algunos datos. El Producto Interno Bruto se duplicó entre 1940 y 1970, pasando de unos 700 a 1.500 dólares per cápita.

La pobreza en 1960 alcanzaba al 50% de la población. Se redujo hasta el 29% en 1970 y al 19% en 1980.

La esperanza de vida al nacer era en los cincuentas de 46 años. En los sesentas era de 62. En los setentas, de 65.

La escolaridad promedio creció de 3,1 años en 1950 a 5,4 años en 1970.

Hoy no obstante el país sigue teniendo una quinta parte de su población y la desigualdad social crece.

¿se traicionaron los principios del 48?

Otros opinan que otra clase subió el poder, y que la globalización los ha llevado a dejar de lado los programas de estado benefactor.

Sea como sea, la década de los cuarenta deja la obra complementaria de dos caudillos enemigos, que ya ha pasado a ser patrimonio de todos los costarricenses.