Última Hora

Un grupo de mujeres decidió romper la rutina, dejar el estrés en la casa  y vivir sobre ruedas.

Bueno, al menos durante las dos horas en que se convierten en jugadoras de hockey sobre patines.

Un deporte muy rudo donde queda demostrado nuevamente que nosotras no somos el sexo débil.