Última Hora

Recientemente un hundimiento en Cambronero mantuvo por varios días el tránsito interrumpido total o parcialmente en la ruta. Si a ello unimos las dificultades que sigue presentando la ruta 27, podríamos sacar como conclusión que nuestra comunicación con el Pacífico y nuestro principal puerto, el de Caldera, sigue siendo un punto crítico.

Pero lo que muchos no saben es que existe ya hacia esa zona una tercera vía, que corre por el norte de San Ramón de Alajuela de manera paralela a la ruta 1, pero por el lado sur del río Barranca y sus afluentes.

La ruta conduce de San Ramón a Piedades Sur en un trayecto de 10 kilómetros asfaltados. Luego, de Piedades Sur a El Salvador son 12 kilómetros en un muy buen camino de lastre. Por último, de El Salvador al río Barranquilla, son cuatro y medio kilómetros en mal camino de lastre.

Telenoticias visitó estos lugares, incluyendo el segundo trecho, el camino a El Salvador, un pueblito de poco cientos de habitantes. Son montañas dedicadas a la ganadería y la labor forestal, aunque comienzan a despuntar actividades turísticas que explotan lo que tiene como fundamental: su paisaje.

Pasado El Salvador el camino se bifurca. Por la derecha empieza un camino de 30 kilómetros para llegar a Esparza. Por la derecha, el camino es de solo siete kilómetros.

La dificultad es el trazado, apto solo para vehículos de doble tracción. Y peor, el río, que puede atravesarse solo en esta época de verano. De aquí a Esparza hay solo 10 minutos. Por la ruta larga, es casi una hora.

Los vecinos se han organizado para solicitarle a las autoridades poner manos a la obra. Esa obra consiste en asfaltar 17 kilómetros de vía, lo cual es muy poco pero sobre todo, construir el puente.

Del otro lado del río se encuentra el pueblo de San Jerónimo, que utilizó en el pasado un viejo puente construido en la época de Ricardo Jiménez, y que hoy cuenta con una estructura bailey. Una de las alternativas que los vecinos plantean es construir un puente igual e, incluso, mover este cuando ahí se construya el puente definitivo.

Pero ninguna de las obras está en los planes de la Municipalidad ni del CONAVI, por lo que se cree que a los ramonenses, que ya dieron  la batalla por su autopista a San José, les espera una larga lucha.