Última Hora

La Escuela del Carmen de San Antonio de Escazú, es el primer centro educativo que se ve beneficiado con la donación de un material que funciona igual que una pizarra blanca.

Según Nayin Jiménez, mercadóloga, “esta iniciativa no surge sola, sino a raíz de pensar en soluciones diferentes que aporten a la sociedad. Con esta idea, los niños pueden sentirse libres de usar los pupitres”.

La idea es favorecer a los niños para que no se vean limitados a escribir en espacios pequeños y que de esa forma desarrollen mucho más su creatividad, eso, entre otros beneficios.

“Ha sido bellísimo, increíble ver la cara de los niños y cuando vieron ese espacio al frente decían ¿y puedo rayar? ¿de qué tamaño? Entonces, nos empezamos a dar cuenta de historias de niños que tenían alguna situación con problemas de visión”, comentó Jiménez.

“Hay un niño con problemática de visión muy seria y en el cuaderno le es muy difícil escribir o dibujar. Cunado utilizó este material, nos sorprendió mucho porque pudo escribir bien su nombre”, dijo la maestra, Ana Patricia Artavia.

Además, los pequeños se sienten muy motivados en clase al poder rallar con tanta libertad, todo gracias a que ahora sus mesitas de trabajo están forradas con este vinil especial al que pueden darle diferentes usos.

“El producto tiene otras ventajas, no solo se puede usar para escribir, sino también para hacer proyecciones de video evita el reflejo”, explicó la mercadóloga.

Muchas veces la creatividad y las metodologías diferentes, son efectivas para un mejor aprendizaje de los pequeños.

Para mayor información, puede llamar al 2277-1130.