Última Hora

Internacional

Nicaragua deporta a pandillero incluido en la lista de más buscados en EE.UU.

García era buscado por existir una orden de captura emitida por una Corte de Distrito de Nueva York por el delito de asesinato.

Agencia EFE Hace 3/28/2014 9:23:00 PM

Managua, 28 mar (EFE).- Un miembro de la pandilla MS-13, buscado por Estados Unidos por el asesinato hace cuatro años de una mujer y su hijo de dos años, fue deportado hoy de Nicaragua hacia ese país, informaron las autoridades.

La Policía nicaragüense indicó en un comunicado que entregaron a las autoridades estadounidenses al salvadoreño Juan Elías García, de 21 años, incluido hace dos días en la lista de los diez fugitivos más buscados por la policía federal de EE.UU. (FBI), que había ofrecido una recompensa de hasta 100.000 dólares por información que ayudara a su captura.

El miembro de la pandilla MS-13, quien también se encontraba circulado con nota roja por Interpol, fue detenido en Managua en coordinación con autoridades de Estados Unidos, indicó la fuente.

García era buscado por existir una orden de captura emitida por una Corte de Distrito de Nueva York por el delito de asesinato y uso de armas de fuego, de acuerdo con la información oficial.

Conocido por el alias "Crucito", Juan García nació el 12 de enero de 1993 en Santa Rosa de Lima, en El Salvador, y pertenece a la mara salvadoreña MS-13, que en EE.UU. actúa principalmente en la zona de Long Island, en el estado de Nueva York.

Los hechos ocurrieron en febrero de 2010 en la localidad de Central Islip, cuando García y dos compañeros de banda asesinaron a Vanessa Argueta, una joven con la que había tenido una relación sentimental, y al hijo de ésta, Diego Torres.

Argueta estaba relacionada con las pandillas rivales Calle 18 y Latin Kings, y García pensó que les dio información, por lo que, con el permiso de su jefe en el M-13, Heriberto Martínez, según el FBI, se vengó de ella ayudado por Adalberto Ariel Guzmán y René Méndez Mejía.

El 4 de febrero de 2010, señala la policía federal de EE.UU., García invitó a cenar a Argueta para después, con sus cómplices Guzmán y Mejía, llevarla a ella y su hijo en un coche para asesinar a ambos y dejar sus cadáveres en un bosque en Central Slip.

Mejía se declaró culpable y Guzmán fue declarado culpable por el jurado y ambos esperan sentencia, mientras que Martínez fue condenado a tres cadenas perpetuas y 60 años de prisión. García era el único de los procesados que seguía prófugo.

"La cruel indiferencia de García hacia la vida humana resultó en el asesinato sin sentido de una joven madre y de su hijo indefenso de dos años", dijo el pasado martes el director adjunto del FBI en Nueva York, George Venizelos.