Última Hora

Sheyla es parte de la delegación del Instituto Nacional de Aprendizaje, y participará en los "World Skill Games".

Debajo de la palabra "dedicación" en el diccionario, debería haber una foto de esta joven apasionada por la gastronomía. Es una verdadera "esponja" de conocimientos y "maquinita" de trabajo.

“Es una pasión enorme desde que tengo los 5 año. Cuando yo entre a la escuela me dejaban tareas de cocinar y yo inmediatamente iba y las elaboraba”, comentó Sheilla Mena, estudiante gastronomía.

La cheff e instructora, Evelyn Vargas, dijo “nos dan las 12 p.m. acá, entramos a las 7 a.m. y pasamos todo el día acá. Tenemos que llamar a que nos recojan porque nos dejan los buses, pero si ha sido feo, yo a veces pienso ya no más y ella es más bien la que me exige más”.

Para la estudiante “si se quiere algo hay que esforzarse, tal vez por esa esa energía y esa pasión. Además, de que la meta es traer una medalla y si se quiere una medalla, hay que esforzarse al máximo.”

Ese esfuerzo, la ha hecho pasar de largo obstáculos en los que muchos quedarían. Por ejemplo, al principio, cuando no tenían los ingredientes necesarios para practicar, ella salió a vender comida.

“Alajuela, San José,… había que vender  en la calle, tocando puertas, vendemos tal cosa, hacemos combos. Fue duro pero al final se logró, la gente le dice a uno que no, pero había gente que nos abrió un pedacito de corazón para comprarnos”, dijo Sheilla.  

Su tesón está claro, ahora será su habilidad la que será puesta a prueba.

La instructora explicó que el concurso es de cuatro días de prueba: el primero de wrap de cordero y un trío de postres; todo en dos horas.  El segundo día es pasta y postre,  luego el tercer día se trata de entrada fría y plato típico de américa. Por último conejo con risotto y habas, chifrijo de habas.

Y muy a su estilo, Sheila sabe que aún una competencia de clase mundial es tan sólo un paso de muchos por venir.

“La verdad creo que no hay límites, lo más lejos que se pueda”, concluyó la emprendedora estudiante.