Última Hora

En el 2013, en Estados Unidos, se reportaron 15 muertes de niños por el golpe de calor sufrido dentro de un carro.

Según datos de la Universidad de San Francisco, cada diez días muere un niño por esta causa.

En el país el reciente caso alarma sobre el peligro al que puede enfrentarse un menor.

La temperatura dentro de un vehículo sube vertiginosamente de forma que el cuerpo de un niño puede llegar a los 40 grados enseguida.

Un carro cerrado funciona como un horno.

Por ejemplo al momento de cerrar el vehículo la temperatura dentro y afuera es la misma, sin embargo 5 minutos después ya se puede pasar por ejemplo de 30 a 37 grados y tan sólo 15 minutos más la temperatura adentro puede ser de 45 grados.

A partir de los 37 grados celsius es fácil sufrir hipertemia o golpe de calor.

De acuerdo con los bomberos el año anterior se atendieron 111 casos de personas encerradas, de ellas el 12% estaban atrapadas dentro de un vehículo.

Las principales recomendaciones al respecto para los papás son las siguientes:

-Nunca se debe dejar un niño en un vehículo siquiera con las ventanas abiertas

-Nunca dejar las llaves al alcance de los niños ni que las utilicen como un juguete

-No permitir que utilicen el interior del coche como zona de juegos

-Los asientos traseros deben estar en posición original para que los niños no accedan al maletero

-Poner el bolso o maletín que necesitaremos al bajar en el asiento trasero junto al bebé

-Siempre hay que cerciorarse de que los niños se bajen del automóvil una vez que éste se haya estacionado

Los bomberos hacen un llamado a los padres a tener cuidado.

El caso particular nos enfoca en el olvido del niño dentro del carro sin embargo también se corre peligro al olvidarlos o dejarlos solos dentro de la casa, sólo el año anterior 5 niños fallecieron tras quedarse solos en la casa y provocar un incendio y tener incapacidad para huir.