Última Hora

Quienes conviven con personas portadoras de trastornos del desarrollo como autismo, por ejemplo, aseguran pasar momentos muy difíciles debido al comportamiento que este síndrome  produce en quiénes lo padecen.

Doña Lorena Alpízar, es madre de una joven, Nohelia, quien presenta desde la infancia un trastorno del desarrollo conocido como autismo.

“Ella es mi única hija, ahorita tiene 20 años. A los dos años y ocho meses tubo un cambio de conducta sin previo aviso”, explicó doña Lorena.

Esta madre debió lidiar por mucho tiempo con los comportamientos difíciles de su hija provocados por esa misma condición.

“Yo iba condicionado y me hacía un berrinche, me jalaba el pelo y yo perdía el control. La gente no comprende y muchas veces pensaban que uno la agredía. Este tipo de personas, al no tener la capacidad de comunicar exactamente lo que sienten, se frustran mucho y eso les provoca esta situación de extrema ansiedad”, dijo.

La solución que encontró para esta situación, se encuentra en una correcta alimentación.

“Una dieta libre de gluten y de cafeína se recomienda en el tema del autismo. Hay médicos que no creen que esta dieta sea una posibilidad de mejoría para las personas con autismo, sin embargo, yo lo probé y paulatinamente ella comenzó a mejorar”, explicó la mamá de Nohelia.  

Esa gran bendición, como ella le llama, se la atribuye a la intervención biomédica. Este es un tratamiento que consiste en cuidar el tipo de alimentación que se brinda a las personas con esta condición y otros trastornos, como bipolaridad y hasta déficit atencional.

Según Dónald Vega, nutricionista enfocado en autismo, esa alimentación sirve para personas con el Síndrome de Tourette, la dislexia, dispraxia, déficit atencional o para las alteraciones del aprendizaje.

Quienes promueven este tratamiento, aseguran que seguirlo mejora el comportamiento de quienes presentan algún tipo de trastorno, porque cuando consumen alimentos con glúten o azúcar, estos los afectan tanto la parte física, que detona en la emocional.

“Una dieta libre de gluten, leche, azúcares, soya y de colorante, es decir prácticamente alimentos procesados”, comentó  el nutricionista, Dónald Vega.

“Hay un sobrecrecimiento de bacterias y hongos anómalos en el intestino, que por una serie de mecanismos producen que hay aun exceso de mucosidad recurriendo todo el intestino. Esto en parte, produce que haya un impedimento para que se dé la adecuada digestión”, expresó el experto.

La intervención bio médica, no promete solucionar todos los casos de trastornos del desarrollo, pero si una gran mejoría, en muchos de los casos.