Última Hora

Solo el año pasado se registraron 34 incendios forestales, de los cuales 21 ocurrieron en áreas protegidas y destruyeron gran parte de estas.

Precisamente, esto es lo que quieren evitar las autoridades antes de que inicie uno de los meses más secos del año.

Desde febrero arrancó una campaña de campaña denominada “Verano sin incendios”, con la idea de que las personas tomen conciencia de las lamentables consecuencias que deja un incendio de este tipo.

Y es que cada siniestro de estos provoca el daño de importantes especies de plantas, animales y además provoca pérdidas económicas de más de 800 millones de colones.

La mayoría de incendios forestales pudieron evitarse, ya que el 99% de estos siniestros son provocados por la mano del hombre.

El primer lugar lo ocupan las quemas agropecuarias irresponsables, en segundo lugar las venganzas y el tercer lugar el vandalismo.

Por eso es importante que la población colabore con denunciar a aquellos que realicen este tipo de acciones.