Última Hora

No en todos los casos es igual, no todos los niños lo viven de la misma manera, los miedos a la hora de ir a la cama, como a la oscuridad, a los monstruos debajo de la cama y a dormir solo, son comunes entre los dos y los cuatro años de edad.

Existe además un trastorno poco frecuente conocido como "terrores nocturnos"  que afecta a entre el 3% y el 6% de los niños, mientras que prácticamente todos los niños tienen alguna pesadilla de vez en cuando.

Tanto los hombres y mujeres adultas, como los niños, tienen temores que tienden a manifestarse de noche; si a su hijo y a usted le están quitando el sueño, es importante que tome en cuenta los consejos brindados por la pediatra, Sonia Chaves.

Chaves aclaró que los padres deben entender la diferencia entre una pesadilla, que se produce cuando el sueño es superficial y el terror nocturno que ocurre en una fase de sueño más profundo.

En una pesadilla cuando el niño se despierta puede reconocer a las personas que están a su alrededor y recordar lo que sucedió..

Mientras que en un episodio de terror el niño puede gritar, asustarse y al día siguiente haber olvidado todo lo acontecido.

Cuando los padres saben que un pequeño sufre de este tipo de ataques, pueden identificar a qué hora se presenta con mayor frecuencia. De esta forma pueden ayudar a sus hijos, acompañándoles por un rato antes de que se duerman.

“Además, si los ataques hacen que los niños  se orinen o defequen, hay que prestar atención, pues podríamos están ante una situación de abuso”, dijo la experta.

Asimismo, aconsejó no desacreditar los miedos de los niños. No se debe minimizar lo que los sienten.

Estos y otros consejos brindados por Chaves, los podrá encontrar en el video adjunto.