Última Hora

Doña Claudia González tiene tantas ganas de vivir y tanto que aportar a la comunidad que se podría decir que es una joven de 85 años, educadora pensionada, madre de dos hijos biológicos y uno del corazón, abuela de nueve y bisabuela de tres.

“Gracias a Dios yo mi mente la tengo bien, entonces yo creo que todavía puedo ayudar. Me entretengo tanto que las horas se me pasan y ni me doy cuenta”,  expresó González.

Su itinerario semanal es el siguiente: lunes trabaja de voluntaria en farmacia de la Clínica Rodrigo Fournier de Tibás, martes en la mañana  asiste a clases de piano y en la tarde al coro de Ageco. 

Miércoles descansa, jueves asiste a clases de canto y viernes trabaja de voluntaria en la clínica de Tibás.

Esta vecina de Tibás todos los jueves en la mañana viaja a Moravia, donde asiste a clases de canto para adultos mayores.

Doña Claudia le saca el jugo a la vida y asegura que a sus 85 años, tiene mucho que aportar a su familia, a su comunidad y al país.