Última Hora

La Sala Constitucional negó el recurso de amparo que, con base en criterio médico, se argumentaba que una pareja podría tener un hijo solo con la ayuda de la fertilización in vitro.

Para los defensores de la técnica en el país, de esta forma las gestiones ante la Sala IV se dan agotadas.

Además, la semana anterior, la Fiscalía negó acusar a los diputados por la no aprobación del reglamento que regule la fertilización in vitro, por lo que el caso regresaría a la Sala Tercera.

El abogado Boris Molina, defensor de las familias, espera la respuesta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre eventuales sanciones solicitadas contra Costa Rica, por la no ejecución de la sentencia que habilitaría la fertilización en el país.

Además, otro abogado solicitó también recientemente a la Corte Interamericana una audiencia para implementar la técnica en clínicas privadas y dentro de seis meses por parte de la Caja del Seguro Social.

Mientras la situación se mantiene en un estira y encoge, las parejas que requieren de ésta técnica para ser padres siguen con las puertas cerradas en Costa Rica.

Por ahora, su oportunidad sería costear de forma privada y con sus recursos propios un tratamiento en un país como Panamá.

La fertilización in vitro en ese país es permitida y tiene un costo que puede superar los 15 mil dólares.