Última Hora

Probablemente usted ha escuchado  el dicho popular que afirma lo siguiente: “quien canta sus males espanta".

Para un grupo de adultas mayores esa afirmación es totalmente cierta pues asistir a clases de canto además de ser divertido les ha traído grandes beneficios a nivel familiar, social y emocional.

Cada una de ellas vive una realidad diferente pero todas tienen en común su deseo por aprender a cantar. Con ese objetivo asisten todos los jueves al taller voces doradas; un programa dirigido especialmente para adultos mayores.

“Estoy realizada, esto ha sido una inyección de alegría. El dejar de trabajar fue para descansar, pero estar ocioso en la vida es algo muy contraproducente”, Martha Vargas una de las participantes.

Una vez a la semana durante dos horas, estas voces doradas se desconectan de su realidad para expresarse por medio del canto.

La idea es que más adultos mayores se integren al taller, compartan su pasión por el canto y ¿por qué no? hasta realicen varias presentaciones.

Las lecciones las reciben en el Instituto Nacional de la Música, ubicado en Moravia. Para mayor información puede llamar al teléfono 2240-0333.