Última Hora

Para que la modernidad y la tecnología no borren por completo elementos importantes de nuestra cultura y nuestra historia hay que preocuparse por traspasar conocimientos.

Eso hace una artesana que brinda cursos de encuadernación para preservar ese arte.

La escritura y todo lo que le rodea, es un arte milenario, al que las pantallas y la digitalización amenazan con hacer a un lado. Pero los avances tecnológicos deberían enriquecer la cultura, no transformarla.

Para eso hay gente como Alejandra, que trabaja por preservar la historia por medio de la artesanía en papel. En su caso, rescatando las técnicas antiguas de encuadernación.

Según Alejandra Giangulio, profesora de encuadernación, la idea no solo es poder hacer sus propios regalos sino retomar la creatividad. “Que la gente vuelva a escribir, que vuelva hacer sus dibujos y que vuelva a las prácticas que ya no se utilizan tanto”, resaltó la profesora.

El arte también va de la mano con los avances propios del correr de los años.

Ahora usted aprende las técnicas utilizadas hace cientos de años, pero aprovechando la gama de materiales con la que contamos hoy en día.

“Prácticamente desde que existe la escritura se encuaderna con papiros o papel de arroz, entonces nosotros utilizamos las técnicas antiguas pero con materiales contemporáneos”, explicó Giangulio.

En este caso concreto de la encuadernación, sus aplicaciones para la vida moderna son muchas: desde álbumes, cajas, portarretratos y por supuesto todo tipo de cuadernos especiales.

La experta en encuadernación dijo que en sus cursos se trata de que ya esté todo preparado, para que la persona empiece el día con un proyecto y ese mismo día lo termine. "Tratamos de variar los proyectos para que no se repitan”, comentó Giangulio. 

Pocas personas brindan todavía este aprendizaje que tiene el poder de preservar parte importante de la historia. En mayo, Alejandra estará dando un nuevo curso. 

Para mayor informacín llamar al  2258 7379.