Última Hora

El técnico de la Selección Nacional Sub-17 femenina, Juan Diego Quesada, tiene claro los motivos para preferir trabajar con mujeres antes que con hombres.

“Los hombres son más haraganes, son más creídos, despectivos, es un poco más complicado”, menciona el estratega.

Además de trabajar por mejorar los aspectos deportivos, las jóvenes seleccionadas buscan destronar estereotipos machistas que aún prevalecen en la sociedad.

“Jugué todo el colegio con un equipo de hombres porque no habían mujeres. Fue una experiencia difícil porque ya saben cómo son los hombres, que siempre tienen que ser primeros”, mencionó la capitana, Gloriana Villalobos.

A pesar de su esfuerzo y el de los familiares, ellas no cambian por nada la oportunidad de vivir y representar a Costa Rica en una Copa del Mundo.

“Ellas se han convertido en mi nueva familia, al principio era un poco difícil porque tenemos personalidades diferentes, pero ahorita somos como hermanas”, expresa Mariela Campos.

Villalobos añade, que este Mundial también servirá para demostrar “que en Costa Rica el fútbol femenino si vale la pena, que si podemos jugar  y hacerlo bastante bien”.