Última Hora

José Pablo Víquez, a sus 14 años, se visualizaba como un futbolista exitoso. Pero un accidente en un partido amistoso, que puso en peligro su vida, lo llevó a descubrir otras habilidades e intereses, a tal punto que hoy tiene su propio grupo musical.

Al ver a José Pablo  cantando y tocando la guitara  con  su grupo musical "Mano atrás", cuesta creer que seis años atrás sufrió una fractura de cráneo, cuando formaba parte de las ligas menores del Club Sport Herediano.

“El accidente fue una fractura a nivel de hueso temporal, yo solo sentí el golpe a un costado de mi cabeza”, explicó el joven.

Aunque luego de su recuperación continuó jugando fútbol, le surgió la necesidad de aprender a tocar guitarra.

Para él, en este momento, la música es un pasatiempo que combina con sus estudios en planificación económica y social, que finalizará este año. Para sus compañeros de grupo él es un ejemplo de superación.

José Pablo tiene muy claro que la vida es frágil y por eso valora el presente y trata de sacarle el máximo provecho.