Última Hora

Internacional

Campesinos, indígenas y afros colombianos amenazan con nuevo paro nacional

De llevarse a cabo esta amenaza del sector agrario, la nueva huelga se convocaría para inicios de mayo.

Agencia EFE Hace 3/17/2014 10:13:00 PM

Bogotá, 17 mar (EFE).- Organizaciones de campesinos, indígenas y afrodescendientes colombianos amenazaron hoy con convocar una nueva huelga nacional a principios de mayo para exigir al Gobierno que cumpla los acuerdos que pusieron fin al paro de 2013 y que, según denuncian, no se han ejecutado.

Este fue la principal conclusión del movimiento social reunido en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular durante el fin de semana en Bogotá y que terminó hoy con una multitudinaria marcha por las calles de la capital colombiana en la que participaron más de 30.000 personas según los organizadores.

En la reunión, las organizaciones también pactaron conformar una plataforma única para negociar con el Gobierno y evitar así que sus reclamos queden diluidos en mesas paralelas.

"Acordamos un pliego unitario por primera vez en la historia de los movimientos sociales. Es algo trascendental. También acordamos un movimiento único de negociación", explicó a Efe César Jerez, portavoz de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc).

Jerez agregó un tercer acuerdo surgido de la cumbre: "Un llamado de urgencia al Gobierno: o cumple o nos vamos al segundo tiempo del paro nacional agrario", dijo el portavoz en referencia a la huelga que entre agosto y septiembre de 2013 paralizó el país en protesta por los efectos negativos de los tratados de libre comercio y el abandono estatal al campo.

De llevarse a cabo esta amenaza del sector agrario, la nueva huelga se convocaría para inicios de mayo, en plena campaña de las elecciones presidenciales que tienen su cita con las urnas el 25 de ese mes en primera vuelta y el 15 de junio en segunda.

El movimiento agrario protagonizó a finales de agosto de 2013 un paro agrario nacional que se prolongó durante tres semanas y puso en jaque al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos con el bloqueo de medio centenar de vías en trece departamentos, incluyendo los pasos fronterizos con Ecuador y Venezuela.

Estos bloqueos causaron un desabastecimiento de productos básicos en Bogotá y Medellín, las principales ciudades del país, así como en otras capitales regionales como Cúcuta, Popayán, Tunja, Florencia, Pereira y Bucaramanga.

La movilización, una de las mayores de los últimos años en Colombia, terminó después de que el Gobierno se comprometiera a decretar salvaguardas para productos como la papa, leche, tomates, peras, fríjol, arveja y cebolla de importación.

El Gobierno también se comprometió a definir en una mesa conjunta cómo mejorar las líneas de crédito y proteger a los productos nacionales del contrabando. Unos compromisos que, según las organizaciones que protagonizaron la huelga, se han incumplido.

Ante la multitudinaria marcha protagonizada hoy en Bogotá y el amago de una nueva huelga, Santos ordenó a sus ministros que se mantengan en diálogo con los sectores campesinos.

"He dado instrucciones a los ministros para que continúen ese diálogo, continúen ese proceso de información y de conversación con los diferentes sectores agropecuarios y campesinos para el cumplimiento de lo que se acordó", afirmó el presidente.

Diversas figuras de la izquierda colombiana, como el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro; los senadores electos por el Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda y Alberto Castilla; la candidata vicepresidencial por la coalición izquierdista, Aída Avella, y la exsenadora Piedad Córdoba, expresaron su apoyo a la cumbre.

La izquierda inició la semana pasada un nuevo periodo de unidad pues los dos principales partidos, el PDA y la Unión Patriótica (UP), formaron una coalición y presentaron a Clara López como su candidata para las elecciones presidenciales y a Avella como su fórmula a la Vicepresidencia.