Última Hora

El nombramiento de familiares  de empleados en la Municipalidad de San Ramón, esta supuestamente amparado en la Convención Colectiva.

Esta indica que se les debe dar prioridad a los hijos de empleados para trabajar en el municipio.

Lo que sucede en la Municipalidad de San Ramón parece ser un caso único con tanta cantidad de familiares trabajando para una Institución. Son 93 empleados en total que tienen parientes, algunos tiene tres y hasta cuatro familiares trabajando, incluso en una misma dependencia u oficina.

La alcaldesa de San Ramón, Mercedes Moya, sostiene que esta situación se ha amparado en la Convención Colectiva, que prevé en el artículo 19, la prioridad en el nombramiento de los hijos de familiares.

Pero el informe, también la involucra a ella con los nombramientos de familiares de funcionarios como una práctica actual y del pasado.

Este artículo parece no estar bien aplicado, porque solo habla de hijos pero resulta que hay todo tipo de familiares en la municipalidad. También, hay que tomar en cuenta que este mismo acuerdo estaría en contra del Código Municipal actual, así lo indica el mismo auditor en su informe, indica propiamente:

"La Convención Colectiva, fue firmada el 05 de noviembre del 1996, el Código Municipal se reformo en el 98, el Código de Trabajo y otras normas”, por tal motivo, hay que revisar el artículo de la Convención Colectiva y derogarlo, incluso enfatizan que podría ir en contra de los artículos de la ley anticorrupción que tienen que ver con el deber de probidad, el tráfico de influencias y la administración en provecho propio. Además que podría ser inconstitucional.

Alejandro Rodríguez, director de personal, manifestó que no había nada de ilegal en nombrar a familiares de empleados

Sin embargo, si se cumple con los requisitos de selecciones y se realizan ternas para buscar el personal idóneo, quizás no podría ser ilegal, incluso se habla de solo dos meses de nombramiento de personal interino como máximo y hay gente que tiene años, esto por el argumento de que no hay una definición clara de puestos. 

Lo que sucede es que en el informe de auditoría, se indica que no se está cumpliendo con los requisitos y por ser personal interino se escoge sin mayor reparo, incluso sin previa consulta a la Unidad de Recursos Humanos, simplemente con el visto bueno del alcalde o alcaldesa de turno.

La municipalidad no puede convertirse en una institución de familiares, porque esto repercute de alguna forma en la administración y en la credibilidad de los negocios públicos. Los regidores de esta municipalidad, están inquietos por esta situación.

Este artículo de la Convención Colectiva, estaría contraria a la ley anticorrupción, pues unos de los aspectos que analiza es el tráfico de influencias para nombrar funcionarios en puestos de la administración y aquí, sin ningún reparo, se indica lo contrario por medio de una Convención Colectiva. Se brincaron la ley anticorrupción, no solo en ese artículo, sino en el deber de probidad y la administración en provecho propio.

La normativa quiere evitar eso por medio del artículo 127 del Código Municipal, el cual prohíbe nombrar empleados municipales que sean familiares de los jerarcas, alcaldes, regidores, auditor y jefes de departamento. Lo que busca esta norma, principalmente es evitar el nepotismo y la afectación de la administración pública, pero aquí se habrían brincado también esta norma con la Convención Colectiva mal interpretada y aplicada.

El informe de auditoría indica que la mayoría de nombramientos interinos los realiza la alcaldesa de turno, sin previa consulta a recursos humanos.