Última Hora

Muchas veces el cuerpo por sí sólo no regenera sus tejidos de la manera ideal.  Es por eso que el uso de injertos de hueso en odontología, ha venido a mejorar considerablemente gran parte de los tratamientos odontológicos.

Los daños en los dientes pueden ser tan graves que necesiten de algo llamado regeneración ósea. Esto es la reconstrucción del hueso para poder realizar un implante.

“La regeneración ósea el proceso de rellenar el hueso, cavidades que se producen por un trauma o una infección. El llamado autoinjerto son huesos que se toman del mismo paciente”, explicó la odontóloga Karen Yurell.

En la práctica diaria son muchos los pacientes periodontales susceptibles de regeneración ósea en alguno de los puntos a tratar.

Están los seno injertos, en los que se usa hueso bobino y porcino debidamente procesado y los injertos de material sintético.

En cada uno de los casos solo un especialista podrá determinar el tipo de tratamiento y el tipo de injerto.

Pacientes que estén en quimioterapia, diabéticos no controlados y fumadores, no pueden acceder a este tratamiento.

Lo invitamos a ver el video de esta información.