Última Hora

Nuevos lineamientos para la entrada de encomiendas a los centros penales despertó el malestar de un grupo de internas del Buen Pastor.

Un grupo de reclusas organizó una huelga de hambre que se tornó violenta y obligó a la Policía Penitenciaria a intervenir.

“Cuando se negociaba con ellas un pequeño grupo se puso violento y fue necesario la utilización de gases, pero en unos cinco a diez minutos se reestableció el orden”, explicó el director de Adaptación Social, Reynaldo Villalobos.

Villalobos además aseguró que estas directrices buscan regular la entrada de “sustancias y objetos prohibidos” a los centros penales.

El saldo de la actuación policial fue de cuatro personas afectadas por los gases, que fueron atendidas en la Clínica Marcial Fallas.