Última Hora

A criterio de varios analistas, la renuncia a la campaña electoral, es cortar por el hilo más delgado. Afirman que esta vez se rompió la cuerda de la crisis del Partido Liberación Nacional.

Para ellos el abandono de Araya a la campaña electoral fue un desacierto.

Según los expertos, esto podría pasarle una factura de varios años sin alcanzar la presidencia de la República.

Para el analista Claudio Alpízar, “esto es un golpe duro, hubiese sido mucho mejor perder en las urnas y no por un retiro”.

“Puede que esta factura no sea solo de cuatro años, si no se toman medidas inmediatas. Puede ser un factura de ocho años y porque no pensar en una de doce años”, agregó Alpízar. Para el politólogo “la crisis venía desde hace mucho tiempo”.

En el criterio de Víctor Ramírez, “no queda ninguna duda que la cuerda se reventó por el candidato. Lo que los hechos nos muestran es que el candidato fue incapaz de aguantar anímicamente una derrota apabullante y aplastante que va a tener”.

Para Claudio Alpízar el PLN, “es un partido que se volvió un club electoral. Es un partido que ha sido raptado por algunas estructuras clientelares, que no funcionan  si no hay el dinero, es como gasolina”.

“No funciona que se ponga a alguien como vocero que pueda sustituir a la figura del candidato”, señaló Víctor Ramírez.

Ambos estiman que los niveles de abstencionismo alcancen, para el 6 de abril, un 40 %. Y que la diferencia de votos entre el PAC y PLN, podría ser de hasta un 30 %.