Última Hora

El escenario político que se dibuja para el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, es atípico en la historia de la Segunda República de Costa Rica.

Ante esto Solís se encuentra preocupado por lo que puede ser un voto con poca legitimidad.

La decisión de Araya podría alejar a muchos costarricenses de las urnas; sin embargo, el candidato desea un ideal de al menos un millón de votos para sentirse legitimado.

“El escenario es más difícil ahora, mi rival para segunda ronda es un fantasma”, aseveró Solís. La ausencia de una imagen del opositor dificulta la forma en que los electores deciden su voto.

El candidato del PAC indicó que destinará una gran movilización para el Día E, con el fin de pedir el voto de los costarricenses.

Solís aseveró que la decisión de Araya provocará como consecuencia directa la reducción del gasto.