Última Hora

Desde los 14 años, comenzó a hacer camino en el baloncesto. Su familia lleva el deporte en el apellido, y al ver a su hermano participar en el colegio, le entusiasmó.

Desde ahí comenzó la relación con el deporte de Jessica Palavicini.

Su primer paso fue ser seleccionada por Goicoechea en Juegos Nacionales, dónde saboreó la medalla de oro.

El proceso continuó, seleccionada nacional y jugadora de primera división. El tiempo pasó, el amor creció, y aunque le pican los pies por jugar, siguió el proceso como entrenadora.s

Ahora esta medallista de oro está a las puertas de sus segundos juegos nacionales como entrenadora, con su amada Goicoechea.

En el camino ha encontrado miles de obstáculos, una sociedad desinteresada por otro deporte que no sea el fútbol, combinar estudios y deporte, nada ha logrado separar a Jessica de las canchas.