Última Hora

La venta de tomates fue el negocio en el que 14 hermanos vieron el sustento en medio de la pobreza extrema. Sin embargo, Roy Rivera, no se dio por vencido y a pesar de sus condiciones salió adelante hasta convertirse en un empresario.

El mundo de los negocios llegó a Rivera a los 7 años, impulsado por su madre.

Rivera, asegura que haber incorporado valores agregados a sus labores fue lo que lo llevó a obtener su primer trabajo.

Después de trabajar en un restaurante, también trabajó en el gobierno hasta lograr tener su primer negocio: una pulpería.

Luego vino un minisúper en la zona de Cartago, posteriormente una farmacia, una ferretería y hasta una zapatería.

Con cada negocio, Roy dice sentir la satisfacción de ayudar a familias al ofrecerles trabajo.
 
Aquello que su madre le enseñó de pequeño lo llevó a seguir aspirando a más, por eso un proyecto de condominio que tendría esos valores agregados llevaron a Roy a ser un empresario consolidado. Él tiene 3 hijos a los cuales quiere inculcarles el espíritu  luchador que lo ha caracterizado.

El empresario publicará un libro de “empredurismo”, que basado en su historia motive a quienes hoy tienen sueños que aún no han alcanzado.