Última Hora

La poca cantidad  de lluvia que ha caído en los últimos meses traerá consecuencias. La primera de ellas, una futura sequía.

La secuela inicial por falta de agua llovida se verá en marzo, en este mes el clima seco es normal pero para este año la situación podría ser peor.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) reporta un déficit de lluvias de entre 30 y 50 por ciento desde diciembre. Las zonas más afectadas corresponden al Caribe y la zona norte.

La situación genera alerta en la población, pero en especial en los sectores donde podría repercutir con mayores consecuencias, tal es el caso del sector agricultura y el sector ganadero.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) trabaja en la recolección de estrategias que les permita instruir a los ganaderos y agricultores para evitar pérdidas por la futura sequía.

Y es que las consecuencias de este fenómeno podrían repercutir también en los precios de algunos productos.

Las autoridades del MAG no descartan que alimentos básicos como la leche y sus derivados puedan variar en sus precios por la situación que se podría presentar.

La alerta de sequía es para toda la población, la idea es que también en los hogares se trate de economizar al máximo el agua, esto podría ayudar a minimizar la situación que pronto podría ser peor de lo que se imagina.