Última Hora

Internacional

Venezuela inicia largo asueto, Gobierno busca dejar atrás violencia de protestas

Venezuela iniciaba el jueves un largo asueto de una semana con el que el presidente socialista Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura...

Agencia Reuters Hace 2/27/2014 12:40:00 PM

Venezuela iniciaba el jueves un largo asueto de una semana con el que el presidente socialista Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura a las más fuertes protestas contra el Gobierno en más de una década, aunque en algunas regiones del país se mantenían focos de tensión.

El presidente, que ha hecho llamados a la paz mientras acusa a sus adversarios de ser "fascistas" empeñados en derrocarlo, decretó el jueves y el viernes como días no laborables en conmemoración de los fuertes disturbios sociales ocurridos en 1989 conocidos como el "Caracazo".

El asueto se sumará al tradicional feriado de Carnaval, el lunes y el martes de la semana próxima, fecha en la que los venezolanos tradicionalmente migran en masa hacia las cálidas playas caribeñas del país petrolero.

Y el próximo miércoles está previsto el inicio de varios días de conmemoraciones por el primer año del fallecimiento del líder izquierdista Hugo Chávez, el mentor político de Maduro.

Opositores han hecho correr por las redes sociales cientos de mensajes llamando a no celebrar el Carnaval y mantenerse en la calles. "Es mejor un año sin carnaval que una vida sin libertad", decía un mensaje publicado en varias páginas en Twitter.

Y autoridades opositoras han suspendido actividades populares relacionadas con la festividad.

"Decidimos suspender los eventos que teníamos pautados por Carnaval, porque aquí no hay razón para celebrar", dijo el alcalde opositor Ramón Muchacho, del municipio capitalino de Chacao, donde se han registrado constantes protestas.

Refiriéndose a sus adversarios, Maduro dijo el miércoles: "Si ellos vinieran aquí a Miraflores (el palacio de Gobierno) entonces impondrían una dictadura para quitarnos el Carnaval".
"¡No lo voy a permitir, el Carnaval 2014 va y va y va!", añadió.

Las protestas comenzaron a principios de febrero, con mayor intensidad en el occidente del país donde los estudiantes salieron a manifestarse en contra de la inseguridad, la escasez de bienes de consumo y la elevada inflación.

Desde entonces, se han escenificado choques violentos entre los manifestantes tanto con las fuerzas de seguridad como con partidarios del Gobierno que han dejado -directa e indirectamente- al menos 13 muertos y más de un centenar de heridos.

Ambos bandos se acusan mutuamente de incitar a la violencia.

CARACAS SEMIDESIERTA, TACHIRA TRAS BARRICADAS
El jueves, mientras muchos venezolanos comenzaban a dirigirse a las playas, Caracas lucía semidesierta, con apenas restos de viejas barricadas -llamadas localmente guarimbas- en algunos barrios de la acaudalada zona del este.

Pero en San Cristóbal, capital del occidental estado de Táchira en la frontera andina con Colombia donde se iniciaron las protestas, los manifestantes seguían bloqueando calles con alambres, planchas de metal corrugado y rejas. También se reportaban saqueos a comercios y escasez.

"Esos caraqueños están enfocados en pura (...) fiesta, y no en sacar esta porquería de Gobierno", dijo un defensor de una de las barricadas en un barrio de clase media de San Cristóbal, quien no se identificó.

La fiscalía venezolana informó el jueves que hay 55 detenidos, entre ellos varios agentes del orden, por los hechos de violencia que han sacudido al país.

Mientras tanto, líderes opositores han denunciado brutalidad e incluso torturas a manifestantes por parte de las autoridades.

La violencia llevó esta semana a que tanto el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, como el Papa Francisco pidieran ceder el enfrentamiento político a encontrar acuerdos.

Ban pidió en un comunicado de Naciones Unidas "gestos concretos de todas las partes para reducir la polarización" y "dar a conocer las diferencias y quejas pacíficamente y de acuerdo con la legalidad".

Mientras tanto el Papa, el primer latinoamericano en el trono de San Pedro, pidió "que cesen lo antes posible las violencias y hostilidades".

La principal organización opositora del país, la Mesa de la Unidad (MUD), a la que pertenece Henrique Capriles, se negó el miércoles a participar en una conferencia "por la paz" convocada por Maduro alegando que no se prestaría a un "simulacro de diálogo".