Última Hora

A las nueve de la mañana de este jueves, las luces del Auditorio Nacional del Museo de los Niños, se apagaron para que la atención se enfocara en un video que servía de bienvenida a la edición del 2014 del TEDx Pura Vida.

Luego de la introducción del organizador, Roberto Sasso, el camino de los expositores, fue abierto por Jody Steiger, con el tema “El arte, la curiosidad y el aprendizaje”.

En su intervención, esta diseñadora y directora teatral, con un doctorado en Educación, explicó la forma en la que la enseñanza se puede llevar a cabo gracias al diálogo.

En seguida, Lisa Riggioni, habló de la reconexión neuronal. La neuroplasticidad, dijo, es “aún más importante cuando perdemos la capacidad de organizar muchas de las funciones” del organismo.

Gracias a su doctorado en Terapia Física, y su especialidad en Rehabilitación Neurológica, Riggioni destacó las bondades de la Terapia de estimulación magnética transcraneal (TMS, por sus siglas en inglés) para rehabilitar a personas que han sufrido eventos como un derrame cerebral.

“Después de un daño en el cerebro, entre seis meses y un año después, el cerebro se puede reconectar”, explicó, sin embargo, luego de ese lapso es cuando se han visto los efectos de este método, con personas que han recuperado la movilidad y, por ejemplo, el equilibrio al ponerse de pie.

El título de “Energía verde y limpia”, dio paso a la exposición del presidente del ICE, Teófilo de la Torre. El ingeniero destacó el camino ascendente en el que Costa Rica ha marcado el paso de una generación eléctrica dependiente de los combustibles a una apoyada en fuentes renovables.

“92% de la energía eléctrica que se produce en este país es renovable, versus un 8% de generación térmica”, subrayó de la Torre, quien adelantó que la meta es que en el año 2040, el país alcance el 100% de generación gracias a fuentes renovables, siempre dependiendo en un porcentaje de la generación térmica, pero ahora gracias a biocombustibles.

“Tomamos una decisión correcta hace 40 años. La primera de ellas fue buscar un lugar en este país para guardar electricidad”, apuntó el jerarca del ICE, en relación con la construcción de plantas hidroeléctricas.

Robótica, acordes y arte

“En Costa Rica tenemos capacidad para ser líderes en robótica”, adelantó Andrés Mora en medio de su exposición. Este costarricense, investigador en Robótica, permeó al auditorio con los avances que esta materia ha tenido y su beneficio para la humanidad.

“Gracias a sensores, robots son capaces de devolverle la movilidad a las personas que han perdido la capacidad motora en sus extremidades", ejemplificó Mora, en relación con las aplicaciones de la robótica a la vida diaria.

Incluso, aseguró que la robótica tiene tal variedad de potenciales usos, que algún modelo podría ser utilizado para combatir la problemática del agua contaminada con arsénico, tal como ocurre en algunas comunidades alejadas del país.

El piano y el arte, se encargaron de hacer sentir al público, la emoción de la música, en las manos de Walter Flores, mientras el dibujo creaba trazos entre varias hojas blancas, que pasaban de una cara sin sonrisa a dos, y otra marcada por la sangre.

La intervención del exitoso músico costarricense, cinco veces ganador del Grammy, sirvió de impasse, para de seguido escuchar la exposición de Francesco Bracci, quien habló de su experiencia estimulando el arte como un motor social, de diálogo y debate.

Dos proyectos son ejemplo de ello. Uno fue la conocida ola de botellas plásticas, el tsunami plástico, colocado en el cruce del Gimnasio Nacional en La Sabana, que fue elaborado con la cantidad de este material que se consume en el país cada 15 minutos.

El “Pulmón urbano”, un filtro colocado en San José, es otro de ellos, y por medio del cual se logró ver cómo el aire que pasaba en medio lo fue tiñendo de gris, la mejor prueba de que el aire de la capital no es tan puro como muchos podrían creer.

Finalmente, la pequeña Noelia, de ocho años, dio pie a una dinámica en la que los asistentes colocaron un lazo a la persona que tenían al lado, para cerrar el primer bloque del TEDx Pura Vida 2014.