Última Hora

La necesidad del ser humano de expresarse, impulsó la creación de este deporte.  La gimnasia rítmica, es una mezcla de arte, ejercicio y competencia, esta es su historia.

La necesidad del ser humano, de expresarse por medio del movimiento, es algo a medio camino entre requerimiento espiritual y ansias físicas, en ese marco, nace la gimnasia rítmica.

Todo comienza con las ideas de Jean Georges Noverre, maestro balletista del siglo 18, cuyo cumpleaños incluso ahora es dedicado al día internacional de la danza. Junto con Francois Delsarte, músico y profesor, fervientes creyentes en esa necesidad.

En el siglo 19, Peter Henry Ling, desarrolló su sistema de "ejercicios libres, que promovían lo que era llamado "gimnasia estética", en ella, los estudiantes se expresaban con el movimiento corporal.

La idea, fue retomada por Catharine Beecher, quien fundó un programa gimnástico bautizado "gracia, sin bailar", en el que jovencitas, se ejercitaban a través de la música, mucho más allá que el simple calentamiento o calistenia.

El paso más allá, lo dio la suiza Émile Jaques Dalcroze, quien desarrolla los Eurythmics, no la agrupación musical que vendría un siglo más tarde, sino un sistema de entrenamiento dirigido hacia músicos y bailarines. Corría la década de los 80's en el siglo 19.

Estas y otras corrientes, comienzan a agruparse lentamente al nacer el siglo 20, en la escuela sueca de gimnasia rítmica, que además, agregó elementos musicales.

En 1920 se funda la escuela Medau en Berlín, para entrenar a la gente en lo que llamaron "gimnasia moderna",  aquí fue cuando se agregaron los aparatos.

Era inevitable que llegara la competencia, esto ocurrió en 1940 en la Unión Soviética con los eventos que primero se llamaron: gimnasia moderna, luego gimnasia deportiva rítmica y finalmente, el nombre que hoy las identificó.

Tags