Última Hora

Durante diciembre, conocimos a nueve familias costarricenses y a través de ellos miles de personas se solidarizaron con las difíciles condiciones y cambiaron la vida de muchos.

El primero que se apuntó a colaborar fue el Banco Hipotecario de la Vivienda, quien tendió una mano a través de los bonos.

Si bien es cierto fue una ayuda fundamental, el Bono de Vivienda no alcanza para cubrir todas las necesidades de una casa y mucho menos el resto de carencias de estas familias y es aquí justamente donde entra usted.

En total, los costarricenses a través de las cuentas en colones, dólares y alcancías, donaron   respecto a los años anteriores, un notorio aumento de las colaboraciones.

Por ejemplo, en colones en el año 2011, la campaña Sueños de Navidad recolectó en colones 35.473.000, para el 2012 el monto fue de 72.706.000 y el 2013 la cuenta en colones sumó 126.082.000.

El dinero sirvió para diferentes cosas, como comprar los lotes de las familias, darle acabados a la casitas, hacer algunas adaptaciones, completar el menaje de la casa y hasta darles atención médica.

Hacemos un repaso de lo que usted regaló la navidad anterior. Su donación le permitió a Junior dejar un viejo colchón y la casa alquilada para empezar a vivir en su propio hogar, en un cuarto con las mejores condiciones.

También usted hizo posible que Jaqueline y sus tres niños abandonaran la caballeriza que les daba techo.

Su colaboración le permitió a doña Damaris y sus tres muchachas, contar con una casa digna con todos los servicios necesarios. Con su mano remodelamos la casa de doña Nicolasa y sus nietos.

Usted no dejó por fuera un viudo sancarleño, al que le construyó una casa para que esté seguro con sus pequeños.

A doña Ángela, su colaboración le premió el esfuerzo y arduo trabajo con una casita digna en Liberia y en Pococí le regaló un hogar propio y sin huecos a don Juvenal, el vendedor de agua de pipa.

Permítase sentirse orgulloso, pues cambió la vida de 40 personas. Lo mejor es que el dinero rindió para mucho más y solventará diferentes necesidades.

El Club de Leones da seguimiento a estas familias durante varios años, para asegurarse de que salgan adelante y cambien su vida por completo.

Respecto a lo meramente económico, la entidad es frecuentemente auditada y usted puede tener garantía de que su dinero se utilizó de la manera más provechosa posible.

De nuevo, gracias, gracias a usted por convertir los sueños en una hermosa realidad para muchas familias costarricenses.