Última Hora

Curiosidades

Cualquiera puede colocar su rostro en el Panteón de París

El Panteón de París, templo laico donde la República francesa entierra a sus ilustrísimos, ofrece ahora a cualquiera que lo desee la oportunidad...

Agencia EFE Hace 2/26/2014 11:41:00 AM

El Panteón de París, templo laico donde la República francesa entierra a sus ilustrísimos, ofrece ahora a cualquiera que lo desee la oportunidad de presidir temporalmente el edificio donde yacen los restos de Marie Curie, Victor Hugo o Voltaire.

La iniciativa del monumento parisino está orquestada por el pujante artista callejero JR, que cubrirá el simbólico edificio que preside el barrio latino de París desde la colina de Santa Genoveva con una túnica de retratos en gran formato durante el tiempo que duren los trabajos para restaurarlo.

Basta con enviarle por correo electrónico un retrato (www.au-pantheon.fr), una fotografía tanto en color como en blanco y negro en la que aparezca una sola persona, de frente, que muestre la cara y los hombros sobre un fondo claro.

El original fotógrafo urbano francés, que sin haber cumplido 30 años se ha convertido en una firma reconocible internacionalmente, reunirá las imágenes aportadas por ciudadanos anónimos hasta el próximo 29 de marzo e irá dando cuenta de la iniciativa a través de las redes sociales (#aupanthéon).

En paralelo, el artista recorrerá varias ciudades de Francia con una furgoneta-fotomatón que retratará gratuitamente a quien lo desee en formato póster. Los interesados podrán quedarse con la copia o agregarla al proyecto, que financia un mecenas privado y no pesará sobre las arcas públicas.

A partir del próximo 22 de abril, el artista cubrirá con una selección de caras desconocidas la flamante cúpula de 83 metros de altura del edificio neoclásico concebido por el arquitecto Jacques-Germain Soufflot y terminado por Jean-Baptiste Rondelet en 1780.

El proyecto se alinea con el trabajo habitual de JR, francés de origen italiano que se ha especializado en forrar con gigantescos rostros desconocidos los espacios públicos de medio mundo, pero que también ha puesto su talento visual al servicio del Ballet de Nueva York o del Centro Pompidou.

De las calles y los suburbios de París al recuerdo del 11-M en Denver, o de las favelas de Río de Janeiro al muro de Gaza, el joven de sempiterno sombrero, barba y gafas de sol ha salpicado buena parte del mapamundi de retratos anónimos, trabajo que quedó parcialmente reflejado en 2010 el documental "Women are Heroes" (Las mujeres son heroínas).

"De ninguna manera quería colocar una marca de publicidad sobre un monumento consagrado a la República y a sus grandes hombres", explicó durante la presentación del proyecto el presidente del Centro de Monumentos Nacionales, Philippe Belaval, quien recurrió a JR porque "su iniciativa humanista y participativa se hace eco de los valores que representa el Panteón.

Una vez terminada la cúpula, la intervención artística proseguirá en los muros interiores y por el suelo del monumento durante una primera fase de restauración que comprenderá 10.500 metros cuadrados de superficie.

El proyecto acentúa el deseo del presidente de Francia, François Hollande, de revitalizar ese privilegiado monumento, que en la última década ha duplicado su número de visitantes hasta superar los 725.000, pero lejos de los 9,2 millones que se acercaron al Museo del Louvre en 2013 o de las 3.745.000 entradas que contabilizó el Centro Pompidou.

Por eso, Hollande ha anunciado cuatro nuevas "panteonizaciones" en 2015, las de Germaine Tillion, Geneviève de Gaulle-Anthonioz, Pierre Brossolette y Jean Zay, cuatro grandes figuras de la Resistencia contra los nazis; dos hombres y dos mujeres.

"Dos mujeres, también para recordar la contribución de todas aquellas, anónimas a menudo, que formaron parte del Ejército de la sombra" y que nunca tuvieron reconocimiento alguno, dijo Hollande, que quiere ampliar la presencia de féminas en el mausoleo.

En la actualidad, Marie Curie, galardonada dos veces con el Premio Nobel, y Sophie Berthelot, que acompaña a su esposo el químico Marcellin, descansan entre las 73 personas enterradas en esa sepultura, junto con el parlamentario pacifista Jean-Jaurés, los escritores Alexandre Dumas y Émile Zola o el filósofo Jean-Jacques Rousseau.

La restauración integral del monumento, concebido como iglesia y transformado en Panteón durante la Revolución Francesa, debería durar cerca de una década y costar unos 100 millones de euros (137 millones de dólares), aunque, en tiempos de ahorro para las arcas públicas francesas, por ahora solo hay presupuestada una primera fase de 19 millones (26 millones de dólares).