Última Hora

La manifestación de empleados públicos de este martes, motivada por el aumento de 0,43% para el sector, ha motivado la reactivación del diálogo, y los dimes y diretes entre sindicatos y el Estado sobre la fijación de ese ajuste.

₡144 mil millones de colones, habría sido el impacto de aceptar el porcentaje de aumento que los sindicatos propusieron al Ministerio de Trabajo, además de ₡50 mil millones solo en empleados de la Caja del Seguro Social, dijo el encargado de la cartera, Olman Segura.

Segura habló de una serie de anualidades y beneficios (cesantía, dedicación exclusiva, carrera profesional, disponibilidad y riesgo laboral) que tienen los servidores del Estado, que según él, hacen que los salarios aumenten y el aumento sea mayor al decretado.

El ministro dijo que el salario del trabajador público que menos se incrementó lo hizo en 18 mil colones, un monto que considera suficiente para cubrir el aumento en el costo de la vida.

Albino Vargas, secretario general de la ANEP, adversó lo afirmado por el jerarca de Trabajo, y dijo que el Ministerio atrasó el proceso de negociación del ajuste, “lo manipularon, jugaron con el escenario electoral”.

Además, llamó a Segura a tocar el tema de los salarios de altos funcionarios públicos que superarían los ₡5 millones, algo que calificó como inequidad con funciones de otros trabajadores, como los del área de Policía.

El ministro, mientras tanto, apuntó que quienes se levantaron de la mesa de diálogo fueron los sindicalistas, “de una manera grosera y hasta malcriada. La mesa de diálogo está abierta y podríamos sentarnos hoy mismo si los sindicatos aceptan”.

Respondiendo a las afirmaciones de Vargas, el jerarca dijo que quienes manipulan el escenario electoral son los sindicatos.