Última Hora

Muchas de las gangas aprovechadas en el pasado viernes negro terminaron en la bodega de las casas de empeño.

Desesperados por las necesidades de un inicio de año, algunos empeñan lo inimaginable.