Última Hora

Washington, 23 feb (EFE).- Autoridades federales de EE.UU. anunciaron hoy que buscarán la extradición del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, detenido el sábado en México, para enfrentar cargos por narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos.

Un portavoz de la oficina de la fiscal federal en el distrito este de Nueva York, Loretta Lynch, anunció hoy que planea solicitar la extradición de "El Chapo", que enfrenta decenas de cargos en al menos seis jurisdicciones de Estados Unidos.

"Este hombre dirigía una empresa global, así que es un pez gordo. Tan gordo como (el narcotraficante colombiano) Pablo Escobar", dijo el portavoz de Lynch, Robert Nardoza, a la revista Time.

La fuente reconoció que es "posible" que Guzmán "acabe siendo acusado en México antes" de que prospere cualquier solicitud de extradición a EE.UU., y aseguró desconocer "cuánto tiempo" pasará hasta que obtengan una respuesta de las autoridades mexicanas.

"Pero ("El Chapo") enfrenta mucho tiempo en prisión de acuerdo con los cargos que hemos presentado contra él", agregó.

La acusación contra Guzmán en el tribunal del distrito este de Nueva York le responsabiliza de haber traficado con más de 100.000 toneladas de cocaína en Estados Unidos.

Guzmán enfrenta además cargos en tribunales federales de Illinois, Florida, Texas, California y Arizona; y por el momento no está claro si los fiscales federales de esos estados planean coordinarse para pedir conjuntamente la extradición, ni cuál de esos casos tendría prioridad sobre el resto.

El Departamento de Justicia de EE.UU. no se ha pronunciado por el momento al respecto, más allá de la felicitación emitida el sábado por el fiscal general, Eric Holder, a las autoridades mexicanas.

"El Chapo" es considerado el narcotraficante que más droga ha hecho circular en Estados Unidos y en 2013 fue nombrado por la Comisión del Crimen de Chicago el "enemigo público número uno" de la ciudad, un calificativo que sólo ha compartido con el líder mafioso Al Capone, que sembró el terror en la ciudad en la década de 1930.

Pero es en México, mucho más que en EE.UU., donde "El Chapo" se convirtió de verdad en el "enemigo público número uno", de acuerdo con el exfuncionario estadounidense Tom Fuentes, que fue director adjunto de la oficina de operaciones internacionales del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

"Allí es responsable de las muertes de miles de personas", dijo hoy Fuentes a la cadena CNN. "México va a querer procesarlo. Van a querer aprovechar la primera oportunidad de enfrentarse a él".

"La extradición a Estados Unidos podría ocurrir más adelante (una vez juzgado en México), pero lo dudo. Creo que los mexicanos van a querer quedárselo en prisión allí", agregó.

El congresista republicano Michael McCaul argumentó hoy que "la mejor opción" para México es extraditar a "El Chapo", para evitar así que vuelva a escapar como ocurrió en 2001, cuando se fugó de la cárcel mexicana en la que cumplía una condena de 20 años.

"En ese país (México) hay corrupción, y aquí se le trasladaría a una prisión supervisada con fuertes medidas de seguridad, en la que no podrá escapar", dijo McCaul, que preside el Comité de Seguridad Nacional en la Cámara baja de EE.UU., a la cadena ABC News.

Según el congresista por Texas, la posibilidad de que "El Chapo" sea extraditado a EE.UU. "dependerá de la presión que la Administración (de Barack Obama) ejerza" sobre el Gobierno mexicano.

En Chicago, el director local de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, en inglés), Jack Riley, anunció el sábado que presionaría para que se extradite y juzgue al narcotraficante en esa ciudad, pero por el momento no ha habido ningún anuncio formal de la Fiscalía General del Distrito Norte de Illinois.

Esa oficina tiene cargos pendientes contra "El Chapo" debido a que convirtió la ciudad de Chicago en uno de sus grandes núcleos de distribución dentro de Estados Unidos y supuestamente hizo pasar a través de ella entre 1.500 y 2.000 kilogramos de cocaína al mes.

El capo de la droga tiene también cargos pendientes desde 1993 en Arizona, donde se le acusa de cargos relacionados con el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de dinero; y desde 1995 lo busca también el tribunal federal del distrito sur de California, en San Diego, por conspirar para importar más de ocho toneladas de cocaína e incurrir en lavado de dinero.

A ello se suman los cargos presentados en 2007 en Miami (Florida) por tráfico de cocaína, y la acusación pendiente desde 2012 en Texas por importar cocaína y marihuana, lavado de dinero, violación de regulaciones de armas y liderar una empresa criminal responsable de asesinatos.