Última Hora

Tecnología

La compra de WhatsApp refleja la apuesta por la mensajería en línea

Los servicios de mensajería en línea siguen siendo una apuesta arriesgada

AFP Agencia Hace 2/23/2014 6:46:00 AM

NUEVA YORK, 23 febrero 2014 (AFP) - La compra de WhatsApp por parte de Facebook significó un gran espaldarazo a los servicios de mensajería en línea y a su potencial para transformar el sector de las telecomunicaciones.

La operación anunciada el miércoles implicó un monto gigante de 19.000 millones de dólares. Pero ya otro grupo, el japonés Rakuten, había anunciado la semana anterior la adquisición de la aplicación de mensajería Viber, por 900 millones de dólares.

Así, los analistas esperan que esta tendencia continúe, y observan al precio pago por Facebook como una forma de minar el terreno a grandes rivales como Google.

"Podemos esperar un aumento de la actividad de fusiones-adquisiciones entorno a las aplicaciones especializadas en la creación e intercambio de contenido, los servicios de mensajería seguros o para los mercados emergentes", estima en un blog Raul Castanon, analista de la firma de investigación Yankee Group.

"Habrá más operaciones", señaló a la AFP Thibaut de Smedt, del banco Bryan Garnier & Co., al destacar especialmente "las (firmas de) aplicaciones que inventaron un servicio y lo propagaron en el mundo", especialmente Asia.

Los servicios parecidos a WhatsApp son varios, como WeChat en China, Line en Japón o Kakao en Corea del Sur, que aunque todavía están muy centrados en su mercado local comienzan a internacionalizarse.

- Revolucionar el mundo del SMS -

Para Declan Lonergan de Yankee Group, la compra de aplicaciones como WhatsApp y Viber reflejan "la importancia del crecimiento de las comunicaciones vía internet".

"El valor otorgado por Facebook a WhatsApp es escandalosamente alto, pero también lo es el riesgo de quedar de lado si estas aplicaciones se convierten en plataformas dominantes para las comunicaciones, la distribución de contenido, la dedicación social y la publicidad", destacó.

Los mensajes enviados por mensajerías en línea están comenzando a remplazar, al menos en parte, los mensajes de texto SMS de los operadores de telecomunicaciones tradicionales, un mercado de miles de millones de dólares por año a nivel mundial.

El año pasado, el volumen total de SMS intercambiados fue inferior al de los mensajes "sociales" lo que refleja "un gran paso para las aplicaciones de mensajería", cuyo crecimiento debe permanecer fuerte en los próximos años, estimó la firma de investigación Ovum.

"Como YouTube (comprado por Google en 2006) tenía el potencial de revolucionar el ecosistema del vídeo en línea, WhatsApp podría revolucionar el mercado mundial de mensajes pagos", resumió el banco Jefferies.

- Sin un modelo económico -

No obstante, los servicios de mensajería en línea siguen siendo una apuesta arriesgada, con un modelo económico todavía por inventar.

"En dos años, podría ser muy tarde para los Snapchat y otros que se han negado a ser comprados", advierte Thibaut de Smedt, en alusión a una oferta de 3.000 millones de dólares que Facebook, según la prensa, habría hecho a este servicio de mensajes efímeros popular entre los jóvenes antes de poner la vista en WhatsApp.

WhatsApp registró el sábado un corte de varias horas en su servicio a nivel mundial, tal vez víctima de su éxito tras el anuncio de la espectacular compra.

"Cuando todos los grandes hayan hecho sus negocios, no habrá nadie más para comprarlas, en todo caso no a esos precios", continuó. "Porque una valorización (basada) en la cantidad de usuarios que no pagan, funciona por un tiempo".

Pero ¿cómo un servicio como WhatsApp, cuyos directivos rechazan la publicidad y las funciones anexas, podrá generar ingresos suficientes para justificar su precio?

De Smedt excluye que este tipo de servicios permanezcan completamente gratuitos, pero también que sean financiados en su totalidad por publicidad, como lo son actualmente los servicios en línea gratuitos.

Para el Deutsche Bank otra opción sería que la aplicación sirva en el futuro como puerta de ingreso a otros servicios pagos o de comercio, por ejemplo.