Última Hora

Internacional

Obama niega tener con Rusia una relación como en la Guerra Fría

El presidente Barack Obama niega que Estados Unidos y Rusia vuelvan a estar involucrados en una gran estrategia geopolítica...

AFP Agencia Hace 2/21/2014 8:51:00 AM

El presidente Barack Obama niega que Estados Unidos y Rusia vuelvan a estar involucrados en una gran estrategia geopolítica a nivel mundial como en la Guerra Fría, pero el conflicto sirio y la crisis que vive Ucrania recuerda las horas más bajas de su relación.

"Nuestra posición no debe ser considerada como un juego de ajedrez de la época de la Guerra Fría, en el que competimos con Rusia", aseguró el mandatario estadounidense el miércoles durante una cumbre en México.

Sin embargo, Washington es cada vez más consciente de que la política exterior del presidente ruso, Vladimir Putin, va en contra de sus intereses.

"La política extranjera actual de Rusia consiste en restablecer influencia y prestigio ruso en el mundo", opina Damon Wilson, vicepresidente del centro de reflexión Atlantic Council.

Putin lleva a cabo esta estrategia para "poner a prueba" los límites de la influencia estadounidense, considera este experto, exmiembro del equipo de política extranjera del presidente George W. Bush.

Desde que Putin volvió al poder en mayo de 2012, el gobierno de Obama busca proteger logros como la ayuda logística en Afganistán -crucial para la actual retirada de las tropas-, la lucha contra el terrorismo o el programa nuclear de Irán.

Pero la Casa Blanca no esconde su irritación ante las ambiciones geopolíticas de Rusia, que ya se hicieron evidentes durante la guerra de Georgia en 2008, un país que quería salir de la órbita de Moscú.

"Consideramos que esta noción de esferas de influencia ha pasado totalmente de moda", señala un alto funcionario del Departamento de Estado, que pide el anonimato. "Se lo hemos dicho claramente a Ucrania, se lo hemos dicho claramente a Rusia".

Después de un periodo de tres años en el que reinó mayoritariamente la calma durante la presidencia de su delfín, Dmitri Medvedev, Putin forzó la relación al no acudir a la cumbre del G8 de 2012 que se celebró en Camp David (Estados Unidos).

- Cooperación necesaria sobre Irán -
Desde entonces, las relaciones entre ambos países no han hecho más que deteriorarse. La cuestión del acercamiento de Ucrania a la Unión Europea y las sangrientas manifestaciones en Kiev son sólo la última prueba.

El conflicto que vive Siria desde hace tres años es otro motivo de roce. El país es el principal aliado de Rusia en Oriente Medio. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, acusó el lunes de "favorecer la escalada de la violencia" del régimen de Bashar al Asad tras el fracaso de las negociaciones de paz de Ginebra.

La decisión de Putin de dar asilo al exanalista de inteligencia Edward Snowden, que reveló el extenso programa de vigilancia de las comunicaciones que llevó a cabo la agencia estadounidense de espionaje NSA, afectó la compleja relación. Por este motivo Obama anuló una cumbre bilateral con su homólogo ruso en septiembre de 2013.

Pero los analistas subrayan que Estados Unidos no quiere que sus relaciones con Rusia desaparezcan. "El gobierno (estadounidense) debe reconocer que necesitamos una cooperación con Rusia sobre el tema iraní, la lucha antiterrorista y otros ámbitos", señala a la AFP Matthew Rojansky, experto en Rusia en el centro Wilson de Washington.

Si la comunidad alcanza un acuerdo definitivo para garantizar que Irán no se hará con la bomba atómica, Obama podría terminar su presidencia con un balance potencialmente histórico. Sin embargo, este escenario no podrá lograrse sin la presencia de Rusia, que tiene una estrecha relación con el sector nuclear iraní.

Sobre Ucrania, la Casa Blanca aseguró el jueves estar "escandalizada" por los disparos con balas reales de las fuerzas de seguridad, fieles al presidente Viktor Yanukovich, aliado de Rusia.

A pesar de haber amenazado con imponer sanciones contra el gobierno ucraniano, en sintonía con la Unión Europea, los acontecimientos en Kiev no son una prioridad para la seguridad nacional de los estadounidenses, apunta Rojansky. "Los intereses de Rusia son mucho más importantes que los de Estados Unidos (en Ucrania), incluso si manifestamos nuestra preocupación".