Última Hora

Cada una de las almohadas que confecciona Cinthia le recuerdan la historia de porqué comenzó a fabricarlas.

Hace aproximadamente año y medio quedó desempleada y simultáneamente a eso, se enteró que estaba embarazada de su segunda hija.

Con mucho esfuerzo, su esposo le regaló un ultrasonido cuando cumplió siete meses de gestación y ahí se enteró de que la niña venía con el cordón umbilical enredado.

Entonces recordó que sabía coser y con 10 mil colones que su esposo le daba, compró los materiales para confeccionar almohadas de lactancia e irlas a vender a su curso prenatal.

Fue así como pasó de tener apuros económicos a generarse algunos ingresos que sirven de mucho al bienestar familiar.

Esta almohada de lactancia, además de haber solventado sus necesidades, vino a ser de gran ayuda para las madres que están en esa etapa.

Gracias a esa idea, comenzaron a surgir otras almohadas para facilitar la etapa de la maternidad. Otra de ellas es la especial para embarazadas.

Es un producto que nació y ahora se extendió, con diferentes propósitos. 

Obtenga mayor información al teléfono : 8673-3926