Última Hora

Internacional

Obras del canal de Panamá reinician en espera de un acuerdo de financiación

La crisis estalló el 30 de diciembre cuando GUPC exigió el pago de 1.600 millones de dólares por sobrecostos.

AFP Agencia Hace 2/20/2014 10:04:00 PM

CIUDAD DE PANAMÁ, 21 febrero 2014 (AFP) - El consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá reanudó este jueves las obras, paralizadas hace dos semanas, mientras busca un acuerdo con la autoridad canalera para inyectar recursos al proyecto.

"La reactivación de los trabajos se hace siguiendo un procedimiento que permitirá que la obra esté a pleno rendimiento en el menor tiempo posible", aseguró el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), en un comunicado.

Poco después, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, confirmó que el consorcio, liderado por la empresa española Sacyr, "ha reiniciado las obras esta tarde" del jueves.

Aunque se ha dado "un buen reinicio" de los trabajos, "es muy difícil empezar a reanudar las obras en su totalidad donde estaban" antes de la paralización, comentó Quijano.

"Mañana se reinician las labores con todos los trabajadores", dijo a AFP Héctor Hurtado, representante de Suntracs, sindicato de la construcción en las obras de ampliación.

Mucha maquinaria pesada estaba aún parada, observó un fotógrafo de la AFP.

Quijano había anunciado la noche del miércoles que el consorcio se había comprometido a reactivar las obras mientras se elabora "un acuerdo interino".

"GUPC continúa las negociaciones para llegar a un acuerdo a largo plazo que cumpla con el contrato" y "proporcione la financiación destinada a la culminación del proyecto en 2015", señaló el consorcio este jueves.

Pero Quijano advirtió que aún existen puntos de desacuerdo con GUPC, encargado específicamente de la construcción de un tercer juego de esclusas que permitirá el paso de buques con más de 12.000 contenedores, el triple de carga de los que pasan actualmente.

"No podemos decir en estos momentos que al final ese acuerdo se puede dar", porque "todavía existen muchas áreas donde no estamos de acuerdo y tenemos que ver si podemos acercarnos", comentó.

Entre los "puntos calientes" están los plazos en los que GUPC debe devolver a la ACP 784 millones de dólares que le había adelantado para las obras, además de la fecha de entrega de las compuertas de las esclusas, según la ACP.

La administración de la vía había anunciado que tan pronto fueran reiniciadas las obras remitiría a GUPC 36,8 millones de dólares para pagar la quincena pendiente a los trabajadores y se haga frente a otras obligaciones con proveedores.

GUPC, formado también por la empresa italiana Salini Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana (CUSA), detuvo los trabajos hace dos semanas, luego de que fracasaran los primeros diálogos con la ACP, pero depués continuaron las negociaciones.

La crisis estalló el 30 de diciembre cuando GUPC exigió el pago de 1.600 millones de dólares por sobrecostos, adicionales a los 3.200 millones del contrato del juego de esclusas; pero, tras el rechazo de la ACP, en las negociaciones se habría acordado dirimir ese reclamo multimillonario con un arbitraje.

Ahora "ellos están buscando el financiamiento de 400 millones de dólares que se requieren" para continuar con el proyecto, según el administrador.

La semana pasada, Quijano afirmó que había un plan según el cual la aseguradora Zurich America International, que protege la inversión con una fianza de 600 millones de dólares, aportaría 400 millones, y la ACP y GUPC adelantarían cada uno 100 millones para reiniciar los trabajos.

El conflicto ha postergado la fecha de conclusión del proyecto, que lleva un avance global de 72% y de 70% en la construcción de las esclusas.

"La idea es que esta estructura se entregue a más tardar a finales del año 2015", dijo Quijano.

Antes hubo atrasos que impidieron que se finalizara este año, cuando se celebra el centenario de esta estratégica vía por donde pasa 5% del comercio mundial.

El atraso en el proyecto, cuyo costo total es de 5.250 millones de dólares, impacta fuertemente en la economía panameña, pues el Canal le aporta unos 960 millones de dólares anuales, cerca de 10% de los ingresos fiscales totales.

Se estima además que los ingresos adicionales por la ampliación ascenderían el primer año a 300 millones, a 400 millones en el segundo y a 2.000 millones de dólares en el tercero.

El retraso también afecta a países como Estados Unidos, que modernizaron puertos para dar cabida a los nuevos buques que pasarán por Panamá.

Inaugurado en 1914 por Estados Unidos y devuelto a Panamá en 1999, el Canal tiene como principales clientes a Estados Unidos y China.