Última Hora

Las secuelas de los actos de violencia que se vivieron el domingo pasado en el Estadio Nacional siguen persiguiendo a la Liga Deportiva Alajuelense.

La directiva manuda esperaba haber colocado 18.000 entradas para el choque ante el Saprissa, pero para este jueves solo se habían vendido 9.0000.

La fría reacción de los aficionados se da, aun cuando los erizos garantizan calma en el Nacional y un ambiente seguro durante el clásico.

Marco Vásquez, vocero de los alajuelenses, aseguró que la institución está siendo castigada.

Además comunicó que Alajuelense no apelará el castigo de un millón de colones que le impuso el Comité Disciplinario por el actuar de sus aficionados en el partido contra el Cartaginés.