Última Hora

Se llama el Caliman. Son 650 kilos de fuerza que luchan cuando tienen a un montador encima.

Esta es una monta de verano toreado en puriscal, y vea como dejó al montador ¡con sangre en la cara!

No es por nada que sus dueños, en la hacienda la tormenta en Bagaces de Guanacaste, digan  que en el redondel "como que se le mete el diablo".

Pero fuera de esa situación, el caliman es otra cosa, e impresiona porque más bien "parece un pan de dios", y hasta come y ve televisión en la casa de sus dueños.

Lo fuimos a ver, con nuestros propios ojos, y con las cámaras a Guayabo de Bagaces, Guanacaste.