Última Hora

El plan POT GAM del INVU elaboró una zonificación del Área Metropolitana que según ellos no está siendo respectado por el nuevo plan del gobierno.

Ese plan parte del exterior, y propone una zona de reserva de dos kilómetros a lo largo de toda la montaña, similar a la que hace un siglo se decretó en la zona de sacramento cercana al Volcán Barva y que de hecho se convirtió en el primer Parque Nacional del país y uno de los primeros del mundo.

Llevar el verde al centro de las ciudades era otra prioridad de ese plan.

Nuestra Área Metropolitana cuenta con dos metros cuadrados de zonas verdes por habitante, y los expertos recomiendan que esa proporción sea de 16 metros cuadrados.

Deberíamos tener 5.000 hectáreas dedicadas a parques, pero solo contamos con 900.

En 1986 se creó el Parque de la Paz en terrenos propiedad del INVU, y que se pensó que se convertiría en la sabana del sur de la capital.

Desde entonces, hace 20 años, ni el estado ni las municipalidades han comprado un solo metro de tierra con este propósito.

Muchos baldíos existentes en nuestras ciudades siguen esperando una modernización. Los críticos señalan que el nuevo plan es también muy débil en este aspecto.

En el centro de la GAM, en las zonas más planas, están las ciudades y ellas parecen ser motivo de coincidencia en el sentido de que deben densificarse y compactarse para cumplir tres objetivos:

A-Albergar a más gente en mejores barrios

B-Reducir el tiempo de viaje de los habitantes

C- Impedir que la ciudad siga creciendo de manera horizontal hacia áreas de vocación agrícola o de reserva.

El conflicto parece estar en otro lado: en las políticas públicas. La creación de urbanizaciones en los antiguos cafetales de la periferia fue muy beneficiosa para dueño de la tierra y desarrolladores, pero resultó demasiado caro para un estado que tuvo que poner todos los servicios.

Eso sigue siendo así. Es más barato construir hacia adentro, modernizando la ciudad.

La última crítica tiene que ver con la vialidad. Tanto PRUGAM como POTGAM-INVU proponían una amplia red de caminos principales, muchos de ellos comenzados hace tiempo.

Uno de ellos unía el Valle Del Guarco con Alajuela por el norte. Una ruta similar, por el sur de Cartago y San José, conducía hasta Santa Ana y se unía con la Ruta 27.

Para el gobierno, se ha logrado un plan tan general que permite llegar a acuerdos con sectores en conflicto.

Para los críticos, se ha perdido la oportunidad de oro de darle al corazón del país un verdadero plan, y como sustituto, se le ha ofrecido una serie de buenos propósitos que estarán al vaivén de las presiones políticas y económicas de los dueños de la tierra, de los desarrolladores y de los mismos políticos.